grupograduados.JPG - 7.84 MB

 

Discurso Manuel Roso Díaz.

manolo.JPG - 122.69 kb

Buenas tardes...

 

En primer lugar, me gustaría felicitaros a todos por llegar hasta aquí. No ha sido fácil. Un largo recorrido os ha conducido hasta segundo de bachillerato. Durante este trayecto habéis cambiado, han surgido nuevas inquietudes, nuevos sueños, otras formas de pensar y de sentir. Es hora de recordar vivencias compartidas, sensaciones experimentadas, imágenes muy nítidas que se hacen hoy especialmente presentes. Tantos recuerdos... Como olvidar el primer día de instituto, las horas de guardia, las risas, la excursión de final de curso, el grupo de amigos, etc.

 Me gustaría felicitar también a vuestra familia, a vuestras madres, padres, abuelos…,  por el trabajo bien hecho, por acompañaros en este difícil, largo y a veces complicado camino. Por entender la importancia de las actividades formativas y educativas. Y sobre todo, en estas últimas semanas, por aguantar vuestro carácter irascible y altamente irritable que os han convertido en personas muy protestonas dada la falta de sueño, el café para uno, la Coca-Cola para otro, y el agobio incontrolado. Los últimos quince días son para olvidar. Pero ya terminó.

 Aunque en primero os parecía muy lejano, habéis llegado ya al final de una etapa. Sin embargo, ahora, da un poco de vértigo ¿verdad? …. El final de un ciclo siempre abre la puerta a una nueva realidad, diferente, nueva, más atractiva y atrayente que la anterior. Empezareis a tomar decisiones propias, pero ahora ya bajo vuestra responsabilidad, y ello conlleva asumir vuestros aciertos y errores.

 Pues bien en este momento consideramos necesario incidir en la necesidad de la educación y la formación. En el mundo que nos ha tocado vivir la necesidad de “FORMARSE” Y “ESTUDIAR” es incuestionable. Efectivamente, es la escuela y claramente la escuela pública la que nos aporta equidad, la que nos permite igualdad de oportunidades, la que nos permite defender nuestros criterios y planteamientos, la que nos permite elevar la voz con razón para que se nos escuche.

 La formación adquirida no sólo os posibilitará acceder a un puesto de trabajo, además os permitirá crecer en inquietudes, en proyectos, en deseos, ensanchará vuestra vida, la hará más profunda, más rica y os permitirá disfrutar y ser más conscientes del mundo que os rodea. Os lleváis aprendizajes, experiencias, y sensaciones. Todo un tesoro que como apunta Manuel Vicent “no será detectado por ningún escáner, cruzará libremente todas las aduanas y fronteras, y ningún pirata os lo podrá arrebatar jamás”.

Hace unos días El Roto, uno de los humoristas gráficos que con más agudeza analiza la realidad en la prensa escrita, realizaba una viñeta en el periódico El País donde aparecía una pareja vestida de etiqueta. Sostenían una copa en la mano en lo que parecía una fiesta. Y uno de los personajes afirmaba: “No hace falta que vuestros hijos estudien, ya lo hacen los nuestros”.

 Y es que la educación ya no es, o no deberíamos permitir que fuera, el patrimonio de unos pocos... Y no, no es una vieja polémica, ni trasnochada ni gastada. Vuestra formación dependerá de vosotros. Nuestro lema durante este curso ha sido como sabéis: ¡al enemigo ni agua! A partir de ahora tendréis que identificar adecuadamente al enemigo pues en determinados momentos podéis ser vosotros mismos. La apatía, la falta de compromiso, de esfuerzo o el desinterés se pueden convertir en vuestros peores compañeros de viaje. El compromiso debe venir acompañado de trabajo esfuerzo y dedicación, no vale lamentarse si uno no lo intenta hasta el final. En una sociedad que valora por encima de todo el “Ok”, “Aceptar” y “me gusta”, resulta difícil muchas veces encontrar otros valores que superen el carácter inmediato y fugaz de multitud de  acciones.

 Espero que siempre recordéis vuestro paso por el instituto. Somos un instituto pequeño, es cierto, pero que hace cosas grandes... en parte, porque disponemos de una pócima secreta parecida a la que es capaz de cocinar Panoramix en Asterix y Obelix. Este brebaje secreto nos permite, año tras año, ganar a todo un imperio como el romano. Por un lado, porque tenemos buenos alumnos, los mejores y por otro, porque pese a los inconvenientes y adversidades no cedemos, no retrocedemos, no nos rendimos. La cercanía y la proximidad nos definen, estamos en Villuercas. Me consta que en las aldeas cercanas también se fabrica este extraño brebaje. Tal vez esta sea la solución mágica al problema educativo aunque creo que no lo aprovechamos bien.

 Y… ¿cómo olvidaros…? resultará difícil. Es imposible olvidar vuestras preguntas:

- ¿Pero cuántos textos entran?

- Manolo, ¿no te da tiempo a dar otro texto, verdad?

- Yo creo que me voy a ir por Filosofía.

-¿Cómo dos Primos de Rivera?

- Y como no el fatídico: ¡pero tú no te das cuenta que esto imposible...!,

- Y la sexta hora: ¡Uff! …hoy Manolo, estamos como estamos…

 A lo largo de estos meses habéis cambiado mucho y, sin duda, a mejor. Se percibe en vuestros gestos, comentarios, actitudes y comportamientos. Nunca olvidaré vuestras alegrías, vuestras sonrisas y vuestras confidencias y me quedo con vuestra mejor virtud, el hecho de ser buenas personas y espero que nadie os lo cambie, eso es vuestro. Como ya os comenté en clase para mí ha sido un honor enseñaros algo de historia, y siempre me he sentido muy cómodo con vosotros. Pero no crean que todos los momentos a lo largo del curso han sido felices también hemos tenido nuestros enfados y desacuerdos, especialmente cuando las cosas no salían bien.

 No puedo ni quiero olvidar a todos los profesores que os han acompañado desde la ESO hasta bachillerato en la labor docente. Todo ellos quedaran siempre en vuestra memoria. Es imposible recordarlos y citarlos a todos. Únicamente, me quedaré con los compañeros de este curso: Abel (Griego y Latín), Eva (Psicología); Flor (Religión); José Manuel (Lengua); Juanma (Inglés), Julián (Matemáticas); Gema (Hª del Arte); Patricia (Economía); Aurora (Inglés), Choni (Química), Isi (Física), Ana (Lengua), Jesús (tecnología), Raquel (filosofía), Patricio (Biología); Carmen (Dibujo técnico); José María (CTM), Candi (Matemáticas) y Fátima que nos acompaña siempre desde 1º de la ESO hasta bachillerato.

 Además no me gustaría olvidar el extraordinario trabajo de Ana Ávila al frente de la tutoría del bachillerato de Ciencias. Soy consciente de que reconocéis su dedicación y trabajo.

 Obligatoriamente es necesario recordar al equipo directivo (Curro, Juanma y José Ramón) pues siempre han estado con los alumnos y por los alumnos. De hecho, somos uno de los pocos los institutos que todavía mantenemos un vocal de centro en la prueba de selectividad, y esta circunstancia, sin duda, nos hace diferentes y es una muestra clara de los que nos ocupa y de nuestra preocupación.

 Precisamente porque somos un  instituto pequeño formamos una gran familia. Y por ello, no puedo olvidarme  de los compañeros de Consejería (Pepi y Juanjo), de Cafetería (Inés y Pepe), de administración (Julio), de informática (belén) y de limpieza (Juani, Avelino y Manoli). Todos colaboran para que el centro funcione.

 Y no, José Manuel, no me he olvidado de ti, gracias por la extraordinaria labor que estás desarrollando al frente de la Jefatura de Estudios, gracias por tu comprensión, por tus comentarios, por tus ánimos, y por entender el marco educativo de la comarca en la que estamos. Sin duda alguna, la labor docente resulta mucho mejor con personas como tú. Mil gracias.

 Para terminar me gustaría citar un brevísimo texto de Juan Rulfo en Pedro Páramo:

 VINE a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera. […] Todavía antes me había dicho:

 -No vayas a pedirle nada. Exígele lo nuestro. Lo que estuvo obligado a darme y nunca me dio... El olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro”.

 A partir de ahora,… reclamad lo vuestro… que nadie os lo quite...

 Muchas gracias a todos y mucha suerte…

 

Manuel Roso Díaz

19/05/2016

 

Graduación 2º Bachillerato

graduacin-.jpg - 2.14 MB

Información adicional