La comarca de las Villuercas mantiene y atesora un patrimonio artístico de gran riqueza.

En esta ocasión nos centraremos en los retablos mayores de las iglesias parroquiales de los diferentes núcleos comarcales. La variedad tipológica y arquitectónica de este tipo de arquitectura es muy relevante a tenor los propios grupos humanos, la ocupación del territorio y la propia devoción religiosa. Este marco general ha cambiado en función de las distintas vicisitudes históricas, religiosas e ideológicas.

Pero, ¿Qué es un retablo? Guillermo Fatás y Gonzalo M. Borrás, en su Diccionario de términos artísticos, definen retablo de la siguiente manera: “obra de arte que cubre el muro tras el altar, hecha sobre madera, piedra o metal con pinturas, esculturas u obras de ambos tipos y cuya forma varió en función de las épocas”1. El profesor Juan José Martín González lo describía de la siguiente forma: “se trata de un mural de arquitectura, equipado con receptáculos para la Eucaristía, las Reliquias y las imágenes esculpidas o pintadas”2. El retablo se configura como una estructura arquitectónica destinada a mostrar imágenes de índole religioso.

La estructura y partes de un retablo son diversas, así como su propia complejidad, en función del lugar que ocupen en el templo (altar mayor, capillas laterales, etc.), la advocación religiosa, tipo de altar, así como la propia tipología de retablo (relicario, sepulcro, tabernáculo, baldaquino, camarín, etc.) Entre los elementos que lo integran podemos destacar los siguientes:

1º) Sotabanco: Se configura como el cuerpo inferior sobre el que se sitúa el banco o la predela. Puede ser doble y se integra plenamente en el banco.

2º) Banco o predela: Se utiliza a modo de pedestal. Sobre esta estructura descansa el grueso del retablo con sus calles y pisos. Banco y sotobanco forman un cuerpo único en horizontal y sin divisiones.

3º) Las divisiones horizontales: se denominan cuerpos o pisos.

4º) Las divisiones verticales: se denominan calles. A veces, se separan entre sí por otras más estrechas denominadas entrecalles ocupadas generalmente por esculturas.

5º) Ático: parte superior de la calle central de un retablo cuando sobresale del último piso. Se suele representar el tema de El Calvario (Cristo crucificado en soledad o acompañado por la Virgen María y San Juan Evangelista.

6º) Guardapolvo. Estructura externa a modo de alero corrido que enmarca el retablo por arriba y por los laterales para protegerlos del polvo. Suele estar decorado.

Ya tenemos claro su ubicación, composición y elementos que lo integran. Ahora bien, ¿Qué utilidad tenía?, ¿Para qué se utilizaban? Su función fundamental era didáctica. Constituían una ayuda para el sacerdote a la hora de ejemplificar el discurso del Evangelio. Imágenes (esculturas o pinturas) que llegaban muy fácilmente al corazón de los fieles. Además el retablo se configura como un elemento fundamental de control ideológico y religioso a través de mencionadas imágenes.

Ha experimentado cambios en función a las distintas fases históricas y en correlación con los estilos artísticos (Gótico, Renacimiento, Barroco, Rococó, Neoclásico, etc.) En todos ellos se mantiene siempre el recurso de la “imagen” como elemento didáctico entre una población masivamente iletrada. Los sermones de los clérigos y los libros de imágenes se sitúan entre los principales recursos para educar a la educación. Es muy relevante la valoración de María Concepción Bonet Blanco cuando advierte: “El concilio de Trento al impulsar y revalorizar el culto a los santos por medio de la imagen, otorgó en España al retablo el espacio consagrado dentro de la iglesia que merecía tal veneración...el arte religioso encontrará en la cooperación de todas las artes, plásticas y escenográficas la mejor forma de llegar hasta el fiel, y convertirá al retablo en el mejor ejemplo de ello”3. En la actualidad nos resulta muy difícil interpretar imágenes y pinturas religiosas pues sus símbolos han perdido su carga conceptual y simbólica para el hombre de hoy. Nuestros recursos educativos, formativos y las fuentes de información han cambiado considerablemente.

Y por último. ¿Quiénes realizaban las obras? ¿Qué programa iconográfico desarrollaban? ¿Qué grupos o instituciones actuaban como comitentes? En la construcción y diseño de un retablo intervienen numerosos profesionales: arquitectos, entalladores, ensambladores, doradores, escultores, carpinteros, etc.

Los retablos se hacen por encargo entre el cliente y el artista. Se firmaba un contrato donde se especificaban las condiciones (cuerpos, calles, dorado, iconología, etc.) y los plazos de entrega. El procedimiento más habitual era el de contratar la obra de forma directa por ser un método cómodo y barato. Entre las clausulas y, dependiendo de lo ambicioso que fuese el encargo, el cliente se aseguraba la calidad del proyecto. La subasta solo se utilizó en obras de gran envergadura. Otro método para contratar obra era el sistema de tasación. En el mismo, ambas partes (cliente y artista) se comprometían a fijar el precio de la obra a juicio de tasadores designados por ambas partes. Estos profesionales ponían precio a la obra tras contemplarla terminada. Eran muy frecuentes los desacuerdos que terminaban en largos pleitos.

Los artistas proporcionaban sus propias trazas del retablo que iban a tallar. En las mismas se especifica con claridad el diseño del retablo, calles, entrecalles, cuerpos e imágenes que lo compondrían. Estas trazas se solían incluir junto al contrato de obra que se concertaba entre las partes escriturado ante notario público. Se incluía la traza del retablo. Existen pocos ejemplos conservados de estas trazas en la Diócesis de Plasencia. En nuestra comarca conocemos un ejemplo de gran valor: la traza del retablo de Santa Lucía en la Iglesia de Solana de Cabañas.

Lógicamente el cliente por excelencia era la iglesia, y en menor medida, la nobleza aunque en una magnitud que no resulta comparable4.

A continuación iniciamos un recorrido por los distintos retablos mayores de las Iglesias parroquiales de la Comarca de Villuercas:

 

Retablos mayores. Iglesias parroquiales en la Comarca de las Villuercas.-

 

Pueblos

Sotabanco

Predela

Calles

Entrecalles

Cuerpos

Ático

Logrosán

No

Si

1

2

No

Si

Cañamero

No

Si

3

No

2

Si

Berzocana

No

No

1

No

1

No

Alia

No

No

1

No

1

No

Navezuelas

No

No

3

No

2

Si

Guadalupe

No

Si

3

5

3

Si

La Calera

No

No

No

No

No

No

 Fuente: Elaboración propia.

 

 

 

Logrosán

 Foto-n-1Logrosan.jpg - 2.99 MB

Retablo mayor. Iglesia Parroquial de San Mateo. (Logrosán)

 

Análisis del retablo:

- Este retablo está diseñado a partir de un núcleo central que constituye el retablo mayor y dos colaterales. Su estilo es barroco tardío.

- En el cuerpo central existe un banco donde se aprecian grandes mensulones sobre los que apean las cuatro columnas de orden gigante que dividen en tres calles el único cuerpo de este conjunto. Columnas con capitel compuesto. Existen dos tallas en dicho cuerpo. Una escultura de la Virgen María con el niño en brazos y la imagen de San Mateo a mayor altura, presidiendo el retablo como Santo titular de la iglesia Parroquial de Logrosán.

- En los retablos colaterales también podemos observar banco, cuerpo y ático. En el lado del Evangelio podemos observar la imagen de Santa Lucía y en el lado de la Epístola la Virgen con el niño.

-El retablo mayor remata el conjunto con un ático que integra un crucificado de gran tamaño. Los colaterales se caracterizan por poseer áticos propios con escenas de diverso tamaño y de menor importancia.

Cañamero

 

Foto-n2caamero.jpg - 1 MB

 

Retablo mayor. Iglesia Parroquial de Santo Domingo (Cañamero)

 Análisis del retablo:

- Tiene tres calles separadas por columnas de fuste estriado y capitel compuesto, dos cuerpos, ático, y banco.

- En el primer cuerpo encontramos las imágenes de bulto redondo de San Francisco (calle lateral izquierda) y San Antonio de Padua (calle lateral derecha). En la calle central podemos observar la custodia en la puerta del Sagrario.

- En el segundo cuerpo observamos la existencia en las calles laterales de dos tallas. En el lado derecho tenemos la imagen de San Pablo y en el izquierdo a San Pedro. La calle central está ocupada por la imagen de Santo Domingo de Guzmán.

- El retablo culmina en ático con un Cristo crucificado con la ciudad de Jerusalén como paisaje de fondo. Este ático está trazado en forma de edículo central rematado por un frontón curvo donde se sitúa una imagen pictórica de Dios Padre en actitud de bendecir. Se une al cuerpo inferior del conjunto por medio aletones curvos entre los que se insertan cartelas con las abreviaturas de los nombres de Jesucristo y la Virgen María.

 

Berzocana

 

 

Foto-n-3Berzocana-.jpg - 3.18 MB

 

 

 Foto-n-4.-Berzocana.-JPG.JPG - 2.09 MB

 

Tabernáculo

En el tabernáculo y detrás de San Juan se sitúa la representación iconográfica de Dios en forma de Ojo.

 

Retablo mayor. Tabernáculo. Iglesia Parroquial de San Juan Bautista (Berzocana)

 

Análisis del retablo:

- No existe retablo mayor. Nos encontramos con un tabernáculo clasicista de un solo cuerpo y remate arquitectónico situado en el testero de la cabecera.

- En el edículo central podemos observar la imagen de San Juan Bautista (cordero, piel de cordero y cruz) y cuatro representaciones del apostolado.

- El cuerpo central alberga la custodia y la imagen de San Juan Bautista.

- Todo el conjunto está articulado arquitectónicamente sobre cuatro columnas clásicas elevadas sobre plinto.

- En el tabernáculo clasicista del ábside y detrás de San Juan y enmarcado en un arco de medio punto aparece la representación simbólica de El Ojo de Dios. El que todo lo ve, el que todo contempla. Los elementos más destacables de su iconología serían: el triángulo que enmarca el ojo, y los rayos que emanan del mismo. Gran poder iconológico.

 

Alía

 foto-n-5-Alia-.jpg - 2.73 MB

Retablo mayor. Iglesia Parroquial de Santa Catalina (Alía)

 

Análisis del retablo:

- Estructurado en unidades independientes, sustituye al antiguo retablo pero no obedece al espacio arquitectónico.

- En el espacio central encontramos la imagen de Santa Catalina (palma y rueda del martirio) y el sagrario. La Santa se encuentra situada en una hornacina, flanqueada por dos pares de pilastras cajeadas de orden jónico. Dicha estructura aparece rematada por un friso con decoración geométrica.

- Fuera del retablo, encontramos otras dos esculturas situadas a ambos lados de la imagen principal: el Sagrado Corazón de Jesús y el Sagrado Corazón de María. Toda la composición es moderna.

- Las imágenes no se ajustan al marco propio del retablo sino al espacio generado por la propia cabecera de la iglesia.

 

Navezuelas

 

Foto-n-6-Navezuela.JPG - 2.16 MB

Retablo mayor. Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol (Navezuelas)

 

Análisis del retablo:

- Tiene dos cuerpos dividido en tres calles y ático. No tiene banco.

- En el primer cuerpo encontramos el sagrario y una imagen de San Antonio. En el segundo cuerpo tenemos en la calle central la imagen de Santiago Matamoros y en las laterales Santa Bárbara y San José con el niño. Todas las imágenes presentan procedencias variadas no siendo ninguna, posiblemente, concebida para este retablo.

- Remata el conjunto un ático con un crucificado.

 

Guadalupe

 Foto-n-7-Guadalupe.JPG - 615.73 kb

Retablo mayor. Basílica del Monasterio de Guadalupe

Análisis del retablo:

- Retablo monumental adaptado en planta a la forma del ábside. De esta manera, cada calle y entrecalle se adapta al fondo.

- Organización horizontal: encontramos tres cuerpos sobre sobre banco y zócalo de jaspe. Rematado por un ático.

- Organización vertical: encontramos tres calles y cinco entrecalles con columnas de orden corintio.

- Todos los huecos que albergan las obras escultóricas y pictóricas son de remate recto, salvo el espacio central que presenta un semicírculo en su parte superior.

- Las calles laterales albergan pinturas y las entrecalles esculturas. En el primer cuerpo encontramos unos pequeños recuadros pintados justamente por detrás de las cabezas de los bultos redondos.

- En la calle central encontramos decoración escultórica en los dos cuerpos superiores mientras que el tercero se reserva a la virgen y el inferior al sagrario.

- En el banco se han dispuesto bajorrelieves.

- La escultura puramente ornamental se reduce a motivos florales y geométricos de las cornisas, y a guirnaldas colocadas por encima de entrecalles inferiores.

 

La Calera

 

Foto-n-8-Calera.jpg - 1.99 MB

 

Iglesia Parroquial de La Calera

 

Análisis:

- En la Calera no existe retablo mayor. En su lugar se disponen dos imágenes: la Virgen de la Dolorosa y San Juan Evangelista. Los elementos iconológicos en el primer caso son fácilmente visibles: corazón, rosario y manto. San Juan Evangelista aparece representado con los siguientes elementos: el libro como evangelista, mirada al cielo y águila.

- Es una iglesia pequeña y sobria. Y resulta especialmente atractivo el arco toral que separa la nave central de la iglesia del ábside.

- Existen más imágenes distribuidas por todo el templo: Cristo de Medinaceli, Niño Jesús, Ascensión de la Virgen, Crucificado, Sagrado Corazón de Jesús y Jesucristo y el niño.

- Recientemente la iglesia parroquial ha adquirido un retablo para el ábside.

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

-Andrés, Patricia., Guadalupe, un centro histórico de desarrollo artístico y cultural, Cáceres, Institución Cultural el Brocense, 2001.

-Bonet Blanco, Mª Concepción: “El retablo barroco, escenografía e imagen” en Campos y Fernández de Sevilla, F. Javier (Coord.), Actas del simposium “El Monasterio del Escorial y la pintura”, Madrid, 2001.

-Departamento de Ciencias Sociales. I.E.S. Mario Roso de Luna. Banco de imágenes y recursos.

-Díaz Aceituno, Gema Victoria., Arte, artistas y comitentes en Jarandilla de la Vera durante los tiempos modernos, Cáceres, Universidad de Extremadura, 2004.

-Fatás, G. y M. Borrás, G., Diccionario de términos de arte y elementos de Arqueología, heráldica y numismática, Alianza Editorial, Madrid, 2003.

-Martín González, J. J.; El Retablo Barroco, Alpuerto, Madrid, 1993.

-Méndez Hernaz, V., El retablo en la Diócesis de Plasencia. Siglos XVII y XVIII, Cáceres, Universidad de Extremadura, 2004.

- Fotografías Gema V. Díaz Aceituno, Manuel Roso Díaz y Manuel Jesús Ruiz Moreno. Todas las fotografías tienen derechos reservados.

1 Fatás, G. y M.Borrás, G., Diccionario de términos de arte y elementos de Arqueología, heráldica y numismática, Alianza Editorial, Madrid, 2003, p. 279.

2 Martín González, El Retablo Barroco, Alpuerto, Madrid, 1993, p. 5.

3 Bonet Blanco, Mª Concepción: “El retablo barroco, escenografía e imagen” en Campos y Fernández de Sevilla, F. Javier (Coord.), Actas del simposium “El Monasterio del Escorial y la pintura”, Madrid, 2001, pp. 625-627.

4 Méndez Hernaz, V., El retablo en la Diócesis de Plasencia. Siglos XVII y XVIII, Cáceres, Universidad de Extremadura, 2004, pp.189-206, y Díaz Aceituno, Gema Victoria., Arte, artistas y comitentes en Jarandilla de la Vera durante los tiempos modernos, Cáceres, Universidad de Extremadura, 2004, pp. 140-187.

 

Información adicional